1296 hectáreas dedicadas a la restauración pasiva

Milenariamente, las comunidades indígenas se han autodeterminado como guardianes ancestrales de los espacios de vida y lo han fundamentado en el marco del derecho propio, la ley de origen y la cosmovisión de cada pueblo, es por esto que se establecieron acuerdos comunitarios, para visibilizar las acciones de conservación autónoma que muchas comunidades vienen realizando al destinar áreas para la protección y conservación no solo del agua sino también de la flora y la fauna asociada a estos espacios de vida. 

Mediante criterios definidos y consensuados con las 10 zonas que hacen parte de la organización, desde aspectos técnicos y culturales-espirituales, se buscar la mejor implementación en campo de los acuerdos comunitarios orientados a la restauración pasiva de los Espacios de Vida (liberación) .  Estos criterios se socializaron en cada una de las 10 zonas, por medio de encuentros zonales en los cuales las autoridades tradicionales y espirituales orientaron la priorización de ciertos espacios de vida para la implementación de acuerdos comunitarios por mas de 972 Ha que se dedicaran a la restauración pasiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *